Las claves de la buena educación
10/05/2015
102
No hay comentarios
participación tema

En primer lugar: la insinuación en educación es mejor que la revelación, y es mejor también dejar de castigar y -en cambio- vigilar. El educador tiene absolutamente que dejar de decir apodos porque son motivo de destrucción e insistencia en el error.
Este procedimiento parece difícil al principio pero hay que controlarse porque dicho proceso tiene gran impacto en la personalidad del niño. Le inculca auto-confianza, perspicacia y agudeza y le permite ser un hombre noble y sabio.
Dijo Al-Ghazali, que la misericordia de Allah esté con él: “Entre las claves de la educación, reprochar al niño los errores que haya cometido lo más posible con alusión y con misericordia y no con castigo. Porque el castigo directo echa abajo el honor y engendra el deseo de acometida. Por tanto, la insinuación es mejor que las palabras explícitas.”
Segundo: Hacer caso omiso y no discutir. Esta es la segunda clave para tener un hogar feliz, hacer uno como si no estuviera al tanto de algo. Este método parece claro en el Corán: “Y cuando el Profeta confió un secreto a una de su esposas y ella lo contó. Allah hizo que se enterara de ello y él después refirió una parte y omitió otra.” (At-Tahrim: 3)
La historia se remonta a cuando el Profeta, paz sea con él, confió un discurso a Hafsa una de sus esposas, que Allah la bendiga, y ella lo divulgó a Aisha mientras él le había pedido que no lo dijera a nadie. Entonces Allah hizo por revelación que el Profeta se enterara de ello. Cuando el Profeta, paz sea con él, se le reprochó a Hafsa, sólo refirió una parte. O sea que se contentó con señalar y prefirió no decir todo y esto tuvo un tremendo impacto en ella.
Este método engendra una gran finura y delicadeza y le da al educador alta estima y reverencia por parte del hijo; así los lazos se refuerzan y el niño aprende lo que el padre quiere enseñarle.
Mohammed bin Abdullah al-Khuzai dijo: “Oía Othmanbin Zaida decir: El bienestar se compone de diez partes: nueve de ellas van asociadas a hacer caso omiso.” Luego dijo: “Hablé con Ahmed Bin Hanbal quien dijo: “El bienestar se compone de diez partes, todas ellas están asociadas a hacer caso omiso.”
Entonces, hay que controlarse y las consecuencias serán encomiables.
Tercero: Hay que ser un modelo a seguir. Con la buena orientación se forja la personalidad sublime y el maravilloso modelo. Con que, haz de ti un modelo a seguir y un buen ejemplo de la dignidad, del culto y de la deliberación. No debe haber una brecha entre tu educación y tus acciones. Gracias a este método del Profeta, paz sea con él, estimularás al niño al auto-control y así se logrará la buena educación y la adoración y la vida de tu hijo será correcta. Con este método tendrás bastante. Acostúmbrate a ello, entonces estarás tranquilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *