Las relaciones sociales desde la perspectiva islámica
10/04/2015
125
No hay comentarios
participación tema

[column col=”1/1″]

[title size=”h3″][/title]

Alláh ha creado a nosotros los seres humanos con una serie de características distintivas inherentes, en cuanto a la forma de pensar, sentir y actuar y nos indicó el camino recto a seguir. Alláh dice en el Corán:
“¡Considera al ser del hombre, y cómo está formado con arreglo a su función, (7) y cómo está imbuido de flaquezas morales y también de conciencia de Dios! (8) Dichoso será, en verdad, quien purifique este [ser], (9) y realmente perdido estará quien lo cubra [de oscuridad].” (Ash-Shams: 7-10)

[/column]

[column col=”1/1″]
[title size=”h3″]Él también dice:[/title]

“Cada uno será responsable de lo que haya cometido.” (Al muddacer: 38)
Sin embargo, la naturaleza humana, en su origen, dicta una necesidad subconsciente de integrarse y familiarizarse con otros de su propia especie; Alláhexplica esto en el Sagrado Corán cuando dice:
“¡Hombres! Os hemos creado de un varón y de una hembra y hemos hecho de vosotros pueblos y tribus, para que os conozcáis unos a otros. Para Alá, el más noble de entre vosotros es el que más Le teme. Alá es omnisciente, está bien informado.” (Al-Hujurat: 13)
Esta es una realidad inequívocamente aparente que se manifiesta en lo que fue descubierto por los investigadores en las antiguas ciudades enterradas bajo la tierra;y que resultó que los habitantes de los pueblos y ciudades vivían en una forma organizada, las casas de los habitantes estaban situadas unacerca dela otra, y también puso de manifiesto la existencia de lugares de las reuniones y de culto, y todos eran lugares en donde las personas se encontraban entre sí.La evidencia de esta naturaleza indica que los seres humanos, desde las primeras civilizaciones, se han acostumbrado a vivir dentro de sociedades y comunidades, ya sea dentro de aldeas, ciudades o en cualquiera lugar donde se asentaron. Sin lugar a dudas, una de las razones de esta naturaleza inherente se debe a la necesidad del ser humano ala fusión y convivencia con los demás y su odio a la soledad y aislamiento.
A partir de este entendimiento y conocimiento de la naturaleza humana, que tiende a la convivencia en vez del aislamiento, se entiende por qué el individuo debeabrazaruna religión que fomenta el reconocimiento del otro, la armonía y la integración con él.No es concebible que una persona opte por practicar una religión que exige o impone la reclusión y el aislamiento, una religión que insta a sus seguidores separarse de la sociedad y vivir una vida desesperada sólo en la adoración sin matrimonio, ni hijos, y sin ningunapreocupación por las cosas de la vida diaria,como es el caso de algunas religiones.
Aunque el eje de la misión del Islam es adorar aAlláh y llevar una vida llena de fe, pero al mismo tiempo llama a sus seguidores a interactuar y relacionarse con la gente, y incorporarse en la sociedad. Esto requiere, a su vez, el establecimiento de relaciones sociales en todos los niveles, comenzando principalmente por la construcción del hogar y de la familia que es, sin duda, la base de todas las sociedades exitosas.

[/column]

[column col=”1/1″]
[title size=”h3″]El matrimonio[/title]

El Islam alienta el amor y la armonía entrelos miembros de la misma familiapara preparar un entorno propicio al crecimiento correcto de los niños, porque ciertamente en la familia los niños adquieren la experiencia necesaria. Es por ello que el profeta Muhammad,la paz y las bendiciones de Alláh sean con él, aconsejó a los musulmanes quedeben elegir a las personas que están muy familiarizadas con la religión al casarse, para que sean un buen ejemplo para sus niños y un modelo a seguir. Por lo tanto, insta al hombre a elegir a una mujer que sea educada religiosamente, de manera similar, una mujer debe elegir a un cónyuge educado religiosamente para que sean capaces de educar a sus hijos.
A partir de entonces, el Islam explicó detalladamente la relación entre el esposo y la esposa.El Corán señaló que el matrimonioes un hábito antiguo y que los mensajeros anteriores tenían muchas esposas e hijos; por lo tanto el Islam fomenta el matrimonio que se considera, desde el punto de vista islámico, una relación basadaenel amor entre los cónyuges, una relación de confianza mutua y de felicidad compartida. Por ello, la fornicación y el adulterio están estrictamente prohibidos en el Islam. Alláh, el Poderoso y Majestuoso, dice en el Corán:
“¡Evitad la fornicación: es una deshonestidad! ¡Mal camino…!” (Al-Isra: 32)
Este versículo no sólo nos prohíbe cometer el pecado de fornicación, sino también nos instruye a no acercarse a las cosas que conducen a ella;tales como, estar aislado con una mujer, tocarla, ir con ella a lugares donde se cometen actos inmorales, etc.
El Islam también ha conferido a cada uno de los cónyuges sus derechos. Por lo tanto, el marido tiene derecho a que su esposa le trate con respeto y amor, que le ayude en la administración de sus asuntos, que cuide a sus hijos de la mejor manera posible. Del mismo modo, la mujer tiene derechos sobre su marido, éste debe tratarla con respeto y amor, hablar con ella de una manera agradable sin enojo, sonreírse y bromear con ella, cuidarla y mantener a ella y a sus hijos;esto no impidea la mujer su derecho de trabajar y tener su propia riqueza.
Se menciona que en una ocasión la comida fue enviada al profeta Muhammad,la paz y las bendiciones de Alláh sean con él, en un plato. Aisha, la esposa del profeta, que Alláh esté complacido con ella,echa el plato al sueloy en consecuencia se rompió en varios pedazos. En tal posición cualquier marido iba a reaccionar con enojo e ira, sin embargo, el profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Alláh sean con él,se levantó, recogió la comida y se puso a comer con su familia de nuevo. Esto indica el alto nivel de paciencia y falta de enojo que se requiere entre los cónyuges, lo que por supuesto es una característica del musulmán practicante. El Islam no fomenta el divorcio, pero cuando la pareja es imposible, entonces el divorcio es inevitable. Por lo tanto, las principales causas del divorcio son la falta de respeto mutuo, y la falta de comprensión del significado del matrimonio y las responsabilidades que se le atribuye.

[/column]

[column col=”1/1″]
[title size=”h3″]La relación entre padres e hijos[/title]

El Islam provee un estatus muy alto para los padres, en consecuencia, el respeto de los hijos y a sus padres es de gran magnitud y viene en segundo lugar después de la fe en Alláh Todopoderoso. Los padres deben proporcionar la educación correcta y adecuada a sus hijos; los hijos, a su vez, deben respetar a sus padres y demostrarles humildad, modestia y obediencia.
El Corán insta a los niños a ser obedientes a sus padres y a respetarles y mostrarles gratitud, en la medida en que no está permitido pronunciar cualquier palabra mal contra ellos, ni siquiera decirles“¡Uf!”. En efecto se intercambian las posiciones, mientras que los padres tratabana sus hijos en su infancia, los hijosdeben tratar bien a sus padres en su vejez.
El Islam también no apoya el hecho de que los padres limiten el número de hijos como lo que predican algunas sociedades hoy en día, donde se anima a tener sólo un hijo único, o tal vez dos. Al contrario, el Islam alienta que las familias sean numerosas con el fin de aumentar el número de musulmanes, por lo tanto, fortalecer la comunidad musulmana y reforzar sus relaciones. Una familia numerosa, también tiene impactos positivos sobre la propia familia, ya que los hermanos se sienten alegría al reunirse, mientras que un hijo único o con un solo hermano o una sola hermana no va a experimentar la misma alegría.
En el Islam la relación entre padres e hijos es una relación basada en el amor y el afecto. Se menciona que uno de los compañeros del profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Alláh sean con él, una vez que vio el profeta besando a su nieto, al ser testigo de esto, mencionó al profeta que tuvo diez hijos, pero nunca había besado a ninguno, ni siquiera un beso de buenas noches para acostarlos. El profeta entonces le explicó que esto no es correcto y le recordó que aquel que muestra sentimientos de amor, misericordia y bondad hacia sus hijos siendo pequeños se los recibirá al envejecerse. Por lo tanto, incluso un beso, una sonrisa, una palabra amable a un niño pequeño puede tener un gran impacto.
Ya que el Islam es una religión basada en la justicia y la igualdad entre los seres humanos, los hijos deben ser iguales para sus padres, éstos no deben favorecer a un hijo sobre otro.Se relató en una narración que un compañero del profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Alláh sean con él, otorgó a uno de sus hijos un regalo; su esposa señaló su malestar por esto, dado que él había especificado a un niño con un regalo sin dar nada a los otros, por lo que le solicitó que preguntara al profeta, la paz y las bendiciones de Alláh sean con él. Luego fue al profeta, la paz y las bendiciones de Alláh sean con él, y le dijo lo que había hecho; le preguntó entonces el profeta: “¿Les diste a todos tus hijos regalos similares a esto?” El hombre contestó que no lo había hecho. El Profeta, la paz y las bendiciones de Alláh sean con él, le dijo: “Teme a Alláh y sea justo y equitativo contus hijos!”
La igualdad y la justicia en el Islam es también evidente en el sistema de herencia, que no permite conceder a un hijo más que a su hermano, ni a una hija un porcentaje más que el de su hermana. Notamos que la herencia también es un aspecto de la vinculación de la familia y del mantenimiento de las relaciones sociales. Por cierto, esto también implica la consolidación de las relaciones en el Islam incluso después de la muerte del individuo; lo que no vemos en otras sociedades donde va toda la fortuna del fallecido a obras de caridad, a un amigo especial, o tal vez incluso para un animal doméstico. En el Islam el dinero va en un cierto orden a los familiares del fallecido, y si uno de los herederos está ausenteentonces la riqueza se mueve al más cercano dentro de la familia, y así sucesivamente.De manera que todos los familiares del fallecido tienen derecho a la herencia, de acuerdo con un sistema específico. Desde esta perspectiva, ninguna persona puede mencionar en su testamento su deseo de regalar más de la tercera parte de su dinero a un individuo o a una destinación específica, lo que significa que dos tercios por lo menos deben ser dados a los herederos legítimos.
Por lo tanto, el Islam alienta el fortalecimiento de los lazos de parentesco y las relaciones familiares y prohíbe su ruptura, dado que alienta a la persona a mantener buenas relaciones no sólo con sus padres sino también, con todos los familiares ya sean tíos, abuelos, sobrinos, u otros. Esto no lo vemos en muchas otras comunidades no musulmanas donde la ruptura entre padres e hijos puede alcanzar a meses e incluso años. Es por esta razón que un musulmán se encuentra siempre en un estado de paz y tranquilidad, debido a la presencia de una familia cariñosa y cercana y al mantenimiento de las relaciones familiares fuertes.

[/column]

[column col=”1/1″]
[title size=”h3″]Amigos y vecinos[/title]

La relación con los amigos y los vecinos es también de importancia particular. El Islam exhorta a sus seguidores a comportarse bien con los amigos. El profeta Muhammad la paz y las bendiciones de Alláh sean con él dijo que “El mejor compañero paraAlláh, es aquél que lo es para su amigo, y el mejor vecino para Alláh, es aquél que lo es para sus vecinos”. Es decir,tratarles bien y ser fiable y digno de confianza sonriendo en la cara al encontrarse.
De ahí, el Islam enseña que los amigos deben saludarse al encontrarse, sonriéndose y apretándose las manos, lo que refuerza cada vez más y los lazos de amor y de amistad entre ellos.
Hay muchas situaciones y hechos que indican la magnitud de la fuerza de amistad entre los compañeros del Mensajero de Alláh, la paz y las bendiciones de Alláhsean con él. En una ocasión, elprofeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Alláh sean con él,acompañado con dos de sus compañerossalieron en busca de la comida. Al darse cuenta de esto, un tercer compañero les invitó en su casa y les dio de comer.
Del mismo modo, se menciona en otra narración que uno de los compañeros invitó a algunos de sus amigos para la cena en su casa, pero no tenía la suficiente comida. Al llegar la hora de comer, apagó la luz para que prevalezca la oscuridad y nadie podía observar que él no estaba comiendo en realidad, lo que les permite a sus huéspedes seguir comiendo.
Estos incidentes indican el tipo relaciones y verdaderas amistades existentes entre los musulmanes, y que no dejará de existir, en la medida en que un amigo se sacrifica por su compañero.
En este contexto, cabe mencionar que el Islam insta también a tener una buena relación entre el individuo y su vecino, respetar sus derechos, tratarle bien y con respeto, ocuparse de sus intereses y ser digno de confianza y fiable con él , incluso si es un no-musulmán, porque en realidad el Islam no oprime a nadie.
En este sentido, se menciona queJibril (Arcángel Gabriel), la paz sea con él,le aconsejaríarepetidamenteal Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones de Alláh sean con él, con respecto a los derechos de los vecinos. Por lo tanto, el Islam proporciona derechos completos para el vecino, como el derecho de “chafáa”(tanteo): si una persona desea vender su casa, por ejemplo, entonces debe ofrecer a sus vecinos la oportunidad de comprar dichacasa con un precio adecuado antes de publicar su venta en otros lugares. El vecino, en este caso, es el que tiene la prioridad porque puede afectarse negativamente por la llegada de un nuevo propietario a una distancia tan cercana de su propiedad lo cual puede causar problemas.

[/column]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *