La vida social en el Islam
08/21/2016
202
No hay comentarios
participación tema

En su libro «El enfoque del Islam en el gobierno,» Leopold Weiss (Muhammad Asad) dice: «El objetivo de las enseñanzas no se limitan a la regulación de la relación entre el hombre y su Creador, sino que va más allá para desarrollar un sistema específico de comportamiento social que un musulmán debe seguir como consecuencia de dicha relación. El objetivo final del mensaje social del Islam es establecer la justicia en la tierra. »
Thomas Carlyle escribió en su libro «Héroes»: «Hay en el Islam uno de los rasgos más nobles que consiste en igualar a todas las personas, es una visión justa y sincera. La vida del creyente es respetada en todo el mundo y en la religión mahometana todas las personas son iguales. El Islam no considera la limosna como una costumbre sino una obligación absoluta para todos los musulmanes y una de sus bases. Esto es realmente sublime, es la voz de la humanidad, la piedad, la fraternidad y la igualdad.
El orientalista inglés Hamilton escribió en «Estudios de la civilización del Islam»: «Las lecciones aprendidas de Muhammad eran esencialmente un nuevo logro en los principios morales compartidos por las religiones monoteístas. Por lo tanto, fortalece el sentido de hermandad entre todos los miembros del grupo islámico e insiste en que son iguales en términos de valor humanitario innato sin dar importancia a su condición social ni su riqueza que marcaba la diferencia entre ellos.
El orientalista francés Emile Dermenghem dice en su libro, La Vida de Muhammad: «No hay duda de que el Islam elevó la condición de la mujer en los países árabes y mejoró su situación.»
Durant afirma: «El Islam elevó la condición de la mujer en los países árabes, acabó con el infanticidio femenino e igualó las mujeres a los hombres en los procesos judiciales y la independencia financiera. El Islam también le ha permitido a la mujer trabajar en lo que es Halal y conservar su propiedad, heredar y actuar libremente en su herencia. El Islam abolió la costumbre árabe que permitía transmitir la propiedad de las mujeres a sus padres, reconoció a las mujeres la mitad de los derechos de herencia que los varones y prohibió que se casaran sin su consentimiento.
Sigrid Hunke escribió en su famoso libro «El sol de Allah brilla en el Oeste: «El respeto y el interés de los árabes por el mundo de las mujeres es evidente en la abundancia de las fragancias y otros tipos de decoraciones, aunque no eran desconocidos, se percibía la riqueza aromática del Este y los métodos superiores de sus preparaciones… »
Dice también: «La mujer en el Islam ocupaba un estatus más alto y mayor del que ocupaba en la Edad de la ignorancia. Khadija – que Allah la bendiga-, la primera esposa del Profeta, paz sea con él, vivió veinticuatro años con él tenía una gran personalidad y un gran estatus y poder en su sociedad. El Profeta le permitió aprender la ciencia y el conocimiento exactamente igual que los hombres y se había convertido en un gran ejemplo para las mujeres árabes.
El sistema social en el Islam se basa en la integración entre el hombre y la mujer, cada uno tiene un mensaje específico y se complementan entre sí. La vida colectiva de las personas se basa en la integración, no en el conflicto; el musulmán debe quererle a su hermano lo que desea para sí mismo porque los musulmanes son como un solo cuerpo, cada uno complementa al otro. La vida de los ricos y los pobres se funda sobre la base de la integración y la solidaridad, no en la envidia, el odio y la lucha de clases como es el caso en las sociedades capitalistas contemporáneas. Lo mismo pasa con la integración de los múltiples talentos humanos que se complementan entre sí; un solo individuo no puede hacer para sí mismo todo lo que necesita, pero en la comunidad musulmana donde se da cuenta de la unificación y la ayuda mutua, es posible lograr los intereses del mundo y del más allá.
En este caso, la integración caracteriza el orden social en el Islam y permite realizar la fuerza de unión entre los miembros de la comunidad sobre la base de la piedad que purifica la relación del musulmán con Allah y desarrolla la relación entre los musulmanes, sus hermanos, su comunidad y su nación.
A partir de ahí, se llega a conocer a la fraternidad que es el fuerte vínculo entre los creyentes, Allah Todopoderoso dice: «Los creyentes son, en realidad, hermanos.» (Al-Hujuraat: 10). En su libro «La jurisprudencia de hermandad en el Islam», el Dr. Ali Abdel-Halim Mahmoud explica que la fraternidad en el camino de Allah es el primer pilar en la construcción de la sociedad. Esto es lo que hizo el Profeta, paz sea con él para fundar la comunidad musulmana de Medina y esta es la manera más segura para construir una buena sociedad musulmana en cualquier momento y lugar. De hecho, no hay mejor que amar a los demás mediante la adopción de Allah por testigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *