El tratamiento de los prisioneros en el Islam
07/10/2016
155
No hay comentarios
participación tema

No hay duda de que cuando la guerra ha terminado, el ganador comienza a recoger el botín y a los prisioneros y recuerda lo que el derrotado y capturado le había afligido durante la batalla. En tales situaciones, es el sentimiento de venganza y humillación el que domina. Es una antigua ley dicha por la Reina de Saba y de la que el Todopoderoso nos informa: “Dijo: Cuando los reyes entran en una ciudad la trastornan por completo humillando a sus habitantes poderosos. Así es como actúan.” (An-Naml: 34).
Pero el tratamiento de los prisioneros por el Profeta Muhammad, paz sea con él, era un gran ejemplo. Los trataba con bondad y humanidad y nunca con humillación. Había promulgado leyes que ponían de manifiesto su eminente moralidad respetando el lado humano de las personas conformemente a lo que dice Allah del hombre: “Es cierto que hemos honrado a los hijos de Adam.” (Al-Isra: 70). A continuación, algunos ejemplos que reflejan la humanidad de Muhammad, paz sea con él, con los prisioneros.
1- No torturar al prisionero al atarlo: para el Profeta, paz sea con él, atar al prisionero cuando sea necesario tiene el objetivo de impedir que se escape y no hacerlo sufrir.
2- Darle de comer: el Profeta, paz sea con él, lo ordenó como un derecho del preso. Abu Aziz bin Omair dijo: » El día de la batalla de Badr, estaba yo entre los presos y el Profeta, paz sea con él, dijo: Sed buenos con los prisioneros.»
3- Tener en cuenta el estado psicológico de los presos: no cometer actos que puedan herir sus sentimientos, incluso si se tratase de un infiel. Así por ejemplo, al final de una batalla, dos mujeres prisioneras fueron conducidas por Bilal al centro de mando y éste las hizo pasar por el campo donde estaban esparcidos los cadáveres de los judíos, y una de ellas se afligió y rompió a llorar. Así que el Profeta, paz sea con él, reprendió a Bilal por este acto de descuido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *