Entre la «Jahiliyah» (el período pre-islámico) y el Islam
06/12/2016
251
No hay comentarios
participación tema

Uno que no conoce la ‘Jahiliyah’, es decir, el período pre-islámico, no puede conocer el Islam y sus virtudes. En aquel momento, la gente se hundía en una profunda ignorancia, entonces Allah envió al Profeta Mahoma, paz sea con él, para que sacar a la gente de la oscuridad a la luz.
El mayor extravío en el que estaban sumergidas las personas era el politeísmo. Esto es lo más importante que el Mensajero de Allah – la paz sea con él – transgredió y, a cambio, les trajo el monoteísmo y la singularidad de la religión de Allah. Cualquier cosa contraria a lo que fue traído por el Profeta – paz sea con él – es una perdición, si se le une el descarrío ésta sería la gran pérdida; el Todopoderoso dice: «Y aquéllos que creen en lo falso y se han negado a creer en Allah, ésos son los perdedores. «(Al-Ankaboot: 52)
Pensar bien de Allah es Adoración y felicidad, a diferencia de los que piensan mal de Él toman el camino de la edad de la ignorancia: “pensando de Allah, sin razón, como en los tiempos de la ignorancia.» (Aal-Imran: 154), por ejemplo, calumniar Su sabiduría, no tener fe en Sus nombres y atributos o asignarle defectos.
El comando pertenece sólo a Él, es Él quien tiene todo. Creer en los magos y adivinos es también una calumnia contra la religión, una debilidad de la mente y una imitación de la gente de la ‘Jahiliya’. Se nos ha ordenado poner nuestra confianza en Allah y delegarle todo. Buscar ayuda a través de los magos Jinn sólo debilita la mente de las personas. Allah dice: «Y algunos hombres de los humanos buscaban refugio en hombres de los genios con lo cual no hacían sino aumentarles su osadía en el mal.» (Al-Jinn: 6). A cambio, el Islam nos manda buscar refugio en Allah; el Profeta dijo: «El que entre en una casa y dice: ‘Me refugio en las palabras perfectas de Allah contra el mal de lo que Él creó’ estará a salvo de todo mal hasta que se vaya de este lugar.» (Muslim).
Los muertos cosechan los frutos de las buenas acciones que han hecho en sus vidas y hay que orar por los justos y no mezclarlos con Allah. No hay que tomar tampoco las tumbas por mezquitas, porque era la Gente del Libro quien lo hacía. El Profeta, paz sea con él, dijo: «Malditos sean los Judíos y los cristianos que tomaron las tumbas de sus profetas por lugares de culto.»
El pesimismo debilita la voluntad, debilita o incluso destruye la certeza en cuanto a la existencia de Allah. El musulmán cree en el destino de Allah, es optimista en todos los casos y espera recibir la bendición sólo de Él y no de los árboles, las piedras o los muertos como lo hacían los idólatras.El que atribuye la bendición a otra persona que no sea Allah es considerado entre los ignorantes: «Reconocen las bendiciones de Allah pero después las niegan. La mayoría de ellos son ingratos.» (An-Nahl: 83)
Es Allah el Todopoderoso Quien permite y prohíbe, los mortales no tienen derecho a pretender hacerlo. A diferencia de la Gente del Libro quienes tomaron a sus rabinos y a sus monjes como señores aparte de Allah.
La fuente y la evidencia del aprendizaje de la religión para el creyente son el Corán y la Sunna. La imitación de los antepasados y buscar pretextos en el culto es pura práctica de la gente de la época de la Ignorancia. Allah dice: «Y cuando se les dice: ¡Seguid lo que Allah ha hecho descender! Dicen: Seguimos más bien aquello que encontramos haciendo a nuestros padres». (Luqman: 21)
Llevar una vida sin fe, pedirle a Allah cosas buenas de la vida de aquí y no la del más allá… todo esto es también una obra de la Ignorancia. Ciertamente, el Islam honra y glorifica al hombre y prohíbe que se burle de él o se le desprecie. Una vez el Profeta, paz sea con él, dijo un hombre que insultó a la madre de otro: «Eres un hombre con un carácter de la Jahiliya.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *